Ana Roš

Ana Roš

Nacida en Nova Gorica el 31 de diciembre de 1972 de padre médico y madre periodista. Desde la temprana edad de 7 años comenzó su carrera deportiva en la Selección Yugoslava de Esquí, donde permaneció durante 10 años mientras asistía a clases de danza (clásica y contemporánea).

Sus padres viajaron mucho y ella y su hermana les acompañaban. Fue ahí donde empezó a descubrir diferentes especias, aromas y fragancias. Al terminar el bachillerato lingüístico estudió diplomacia y se fue a vivir a  Italia, donde se graduó en ciencias internacionales y diplomáticas. Habla cinco idiomas. Un año después conoció a su marido, el dueño de Hiša Franko, donde empezó a ayudar en la cocina. Cuando se graduó decidió no continuar con su carrera diplomática y centrarse completamente en la cocina de Hiša Franko, lo que sorprendió a todo el mundo.

Viajaron alrededor del mundo visitando las mejores cocinas y aprendiendo sobre las cocinas locales antes de ser padres. Ana quería expresar las estaciones, la localidad, su carácter, los viajes y la feminidad a través de su cocina, trabajando duro y explorando técnicas y sabores a través de la experimentación y la lectura de libros hasta que dió con su método. A veces decía que le gustaría que sus manos reflejaran lo que tiene en la cabeza. Al principio era completamente autodidacta, usando su talento para combinar gustos y aprendiendo de su suegra en el conocimiento del pan, la carne y las pastas.

Su decisión de trabajar principalmente con ingredientes locales (cordero de las montañas vecinas, cabritos, caza, carne de res de pasto local, incluso oso, hierbas y flores silvestres, fantásticos productos lácteos, trucha, miel y frutas silvestres) se basó en el ethos natural de Hiša Franko. Pero también porque pensaba que un huésped que viaja 500 o incluso 1000 kilómetros para comer en su “casa” debía de experimentar la comida como un embajador de la zona, la gente y la cultura local. Para ella, utilizar ingredientes locales también significa apoyar a los productores locales.

Su acercamiento a la cocina hoy en día es técnico, casi científico, pero  permite que los ingredientes desarrollen o conserven el sabor original e intenso.

En los últimos años ha trabajado como invitada a cocinar en el extranjero, especialmente en Francia (Les rencontres internationales de la gastronomía, Les etoiles de Mougins, Paris des chefs), Italia (Identita golose, Squisito!, il gusto in scena, Cook the mountain, Strade di Mozzarella), Expo; Suiza, EE.UU. (Le grand fooding in New York and Atlanta), Turquía, Tailandia, India…

En 2012 fue la primera chef invitada a formar parte de un grupo de Chefs organizado en el proyecto ‘Cook It Raw’, un proyecto medioambiental en el que participan algunos de los mejores chefs del mundo como Rene Redzepi, Pascal Barbot, Inaki Aizapitare, Alex Atala y Daniel Petterson.

En 2011, la cadena franco-alemana Arte realizó un programa sobre Hiša Franko y en 2014 otro sobre los mejores chefs europeos. En 2014 presentó su menú en el Hangar 7 de Salzburgo. El mismo año se presentó en Nueva York para un proyecto de Gelinaz! En 2015 y 2016 participó en el Gelinaz ‘Grand Shuffle’, en un evento donde 37 chefs de todo el mundo intercambiaron sus visiones de cocina

Hiša Franko es miembro de Jeunes restaurateurs d’Europe (JRE), y ha ganado  el premio al “Talento del Año 2015”. También participó en muchos proyectos de cocina de caridad como el Creative Services Support Group (CSSG) en la India, Reffetorio Ambrosiano, (proyecto de Massimo Bottura que involucra a chefs de todo el mundo que alimentan a las personas sin hogar desde las calles) y Squisito,  en el que se enseña a los niños de la zona sobre las técnicas básicas de cocina y elaboración de pan.

En septiembre de 2015 rodó el episodio de The Chef´s Table de Netflix, El show se estrenó en mayo de 2016 y fue un éxito.

Ese mismo año recibió un premio del presidente esloveno por su trabajo y por presentar a Eslovenia en el mundo.

2017 fue otro hito – en enero fue coronada mejor cocinera por la revista Restaurant y en abril su restaurante entró en la lista de los 50 mejores restaurantes por primera vez en su historia, debutando en el puesto 69. Para 2018 sube a la posición 48 y este último año ha logrado subir en la lista al número 38 por The World’s 50 Best Restaurants.